¿Finales felices?

A lo largo de mi corta existencia he leído y visto muchas historias sobre los finales felices, desde cuentos infantiles, novelas, películas Hollywoodenses o artículos como el del “hilo rojo”, todos ellos enfocados al romance, amores complicados que al final terminan con un “felices para siempre”, donde los implicados vencen a los villanos y demuestran que nada es más fuerte que el amor verdadero, pero ¿Qué tanto se apegan a nuestra realidad?

Hace como tres semanas, platicaba con mi mamá sobre las personas que conocemos dentro y fuera de la familia y analizábamos sus historias amorosas, para ser honesta no sé qué sentimiento predominó en mí, si la risa o la tristeza por cómo ha funcionado esto de los “felices por siempre” en la gente que conozco y con la que crecí.

Para bien o para mal me di cuenta que estoy rodeada de personas que se conformaron con un marido borracho o infiel, una esposa mustia e insoportable, o en el mejor de los casos terminan siendo solteros por convicción, aparentemente felices pero sin esa persona que según los cuentos y películas estaba destinada a conocer junto con un final de cuentos.

Probablemente si existan muchos casos de “felices por siempre”, pero ¿qué tanto se parece su historia a los cuentos de hadas? ¿Realmente siguen amándose como la primera vez que se vieron? O ¿simplemente se acostumbraron a la presencia de su pareja?

Me puse a pensar en mi última relación seria, sonreí al recordar las veces que ambos dijimos que estaríamos juntos para siempre, pero como todo lo bueno ese noviazgo tuvo un final y no precisamente feliz.

En las historias siempre hay una madrastra grosera, una ex pareja experta en arruinarlo todo, una suegra metiche, un pretendiente envidioso, una bruja malvada, o algún otro villano que se interpone entre los enamorados pero al final, pueden superar todos los obstáculos y proclamar su amor, pero ¿qué pasa en la vida real? ¿será que no era la persona correcta y el final feliz si existe pero aún no es el momento? ¿o acaso nunca llegará porque nos quedamos con la persona equivocada?

A pesar de que considero el romanticismo como parte de mi esencia, en ocasiones los golpes de la cruda realidad tambalean mis pensamientos, lo que me lleva a la conclusión que quizá las relaciones con final feliz solo fueron una moda y lo de hoy es disfrutar la soltería, no sé, tal vez con el tiempo descubra cual es mi final feliz.

 

Escrito por: Sue FC

Deja un comentario